Reinvéntate: Las 21 claves ineludibles para tener éxito como emprendedores, por Daniel Colombo

771 Visualizaciones

 

En estos tiempos cambiantes, se hace necesario pensar en una total y profunda reinvención personal y laboral.

El mundo tal como lo conocimos no existirá más en poco tiempo; y sólo tendrán lugar aquellos que se atrevan a expresar sus dones y habilidades; a salir de la comodidad del sueldo fijo; a quienes tengan la flexibilidad suficiente para atravesar los desafíos y salir enteros; y a descubrirse por dentro, elevando su nivel de consciencia y compromiso personal y con el mundo en el que vivimos.

Una de las formas de reinvención profesional es animarte a emprender, y sobre eso te propongo reflexionar en este artículo. Puede ser que esta instancia llegue forzado por las circunstancias, por un llamado interno, o, simplemente, porque tu trabajo ya no te llena.

  • Emprendedor se nace y se hace

La práctica cotidiana del acto de emprender, de reinventarse profesionalmente para abandonar la comodidad del sueldo fijo para llevar adelante nuestras ideas, implica la oportunidad de transformarlas en una marca, producto o servicio para el mundo, iniciando una etapa de aprendizajes llenos de sabiduría si sabemos aprovecharlos.

En este artículo comparto mi experiencia personal como emprendedor serial de éxito (con varios fracasos en el medio, como corresponde). Por varias décadas de trabajo sin parar he podido crear varias empresas exitosas, la última por veinte años.    

  • Una idea, sólo una idea

El punto de partida es una idea, por simple que parezca. Esa idea que desvela al emprendedor, que no lo deja en paz día y noche, que lo obsesiona.

Tiene que ser una idea diferente, algo que te permita mirar el mercado y digas internamente: “por aquí es… nadie lo está haciendo de esta forma”. Allí hay un diferencial, algo único. Eso será lo que la gente recordará de la experiencia con tu marca, tu producto o tus servicios.

Y esa idea no necesariamente tiene que ser exclusivamente “ganar dinero”, sino generar un cambio profundo e innovador en el mundo en el que vivimos. Justamente de esto se trata ser un emprendedor consciente.

No estoy diciendo que el generar dinero no sea un objetivo en sí (¡claro que sí lo es!), aunque no en principio para todas las actividades.

Más bien emprender se enfoca en generar riqueza, que es distinto: riqueza de experiencias, de sentirme a gusto haciendo una diferencia, un aporte, teniendo libertad personal y profesional con el negocio que estoy creando. A esto se le llama abundancia, e incluye el retorno económico.

Si lo que el emprendedor ofrece no crea una transformación sustancial, realmente tendrá poco tiempo de vida. El mundo necesita soluciones, y el ecosistema emprendedor viene a dar estas respuestas.

No importa en qué escala estés, pequeño, mediano, grande. Por eso existen los micro emprendedores, aquellos que en una escala muy pequeña producen un gran impacto. Y, como estás creando tus propias condiciones y cultura empresarial, eliges si quieres crecer y escalar, o no.

También puede interesarte | De ejecutivo al negocio propio: por qué les cuesta emprender

  • Conectar con el propósito

PROPÓSITO: Es muy relevante en esta primera etapa el plantearse el propósito, el “para qué” haré el emprendimiento, ya que es una pregunta profunda, filosófica. Si lo que se emprende está alineado de alguna forma con tus valores, visión y misión de vida personal y profesional, todo tendrá más sentido que si te dedicas a una actividad que no te llena ni te representa: a la larga eso se percibirá.

PLANIFICACIÓN Y ESTRATEGIA: Lo siguiente, es planificación de todos los aspectos del negocio. En mi propia experiencia, es lo que dejé de lado todas las veces que emprendí, y fue así como tuve muchos traspiés a lo largo de los años.

La planificación incluye no sólo el desarrollo de esa idea central, sino del “cómo” lo vamos a lograr. Influyen los análisis de variables como costos, probabilidades, mercado, segmentos, promoción y entornos, sobre todo en economías inestables y cambiantes.

ARMAR EQUIPOS: También es necesario dedicar tiempo no sólo a la tarea creativa de poner en marcha el emprendimiento (lo que, para muchos, es lo más motivante), sino a rodearse de los mejores, en la escala en que estés. Puede ser una persona de apoyo al comienzo o un equipo completo, que reúna determinadas características.

Definir estos perfiles con precisión y hacer un trabajo lo más profesional posible desde el arranque es crucial. Muchas veces tendemos a tomar a amigos y familiares para desarrollar el emprendimiento; y no siempre funciona. De hecho no es recomendable, porque la mayoría de los casos fracasan por interferencias del vínculo.

PLAN DE METAS Y DE NEGOCIO: Luego, proponerse un plan de metas a cinco años; armar el equipo de asesores que te acompañarán (un contador y un abogado son esenciales desde el principio, ambos experimentados en negocios y con picardía comercial para saber cómo ayudarte en cada etapa. No todos estos profesionales están preparados para acompañar el proceso emprendedor.

En este video de YouTube comento algunas estrategias para mantener la motivación si estás emprendiendo y atraviesas un momento en que las cosas no van tan bien. SUSCRÍBETE a mi canal para recibir cada semana los contenidos actualizados.  👇

  • Mitos y realidades

Acerca el proceso de emprender hay muchos mitos, y también algo de verdad: la realización personal, en un sentido profundo, por lo general está relacionada con la posibilidad de llevar adelante las metas y objetivos propios.

Dentro de los mitos, está eso de que “todos pueden emprender”. En un aspecto general y utópico esto es cierto, aunque lo que no se dice es que emprender es para todos; pero no para cualquiera.

👉 Emprender es un camino arduo, trabajoso, sumamente incómodo; donde no tendrás prácticamente tiempo la descansar y mucho menos, vida propia en un comienzo. Demorarás unos cinco años en ver los primeros resultados, y tal vez algunos más para darte cuenta si tu negocio funciona, por más que tengas explosiones de éxito y ventas, y un rotundo éxito comercial.

La medida del emprender no se mide exactamente como un “mejor sueldo y beneficios”, como en los empleos fijos. El emprendedor busca algo más, un sentido, un propósito de realización. Algo que lo conecte con lo trascendente de ese hecho fundacional en su vida.

El emprendedor sabrá aceptar las frustraciones, decepciones, vaivenes económicos, traiciones, deslealtades, envidia y hasta ver cómo sucumbe su sueño y anhelo.

También necesitará enfocarse en mantener vivo su plan para llevar el proyecto adelante: serán tantas las trabas y condicionamientos -sin importar en qué lugar del mundo se encuentre- que sólo su gran fortaleza interna lo hará posible.

Lo importante es mantener firme la auto motivación, consciencia y perseverancia; persistir; completar el proceso cada día, y volver a empezar al siguiente, creando una rueda virtuosa que no se detiene. Sólo así se producirán los resultados.

Para seguir leyendo: Hazlo ya mismo, nunca será un buen momento para emprender

  • Cómo mantenernos auto motivado al emprender

Aún en contextos de recesión, pandemias y crisis, el espíritu emprendedor puede verse fortalecido si se siguen algunos pasos, como una guía práctica para no decaer e incluso potenciar lo que hacemos:

  • 1) Analizar los contextos y no tomar decisiones en base a información parcializada o fragmentada: es necesario ver el todo de las cosas. Esto consume mucha energía.
  • 2) Desmenuzar los puntos en conflicto cuando estás en problemas. Ponlos en perspectiva, y define una acción concreta para cada uno, y su plazo tangible de ejecución. Considera estos pasos sólo si son importantes. Si no lo son, déjalos de lado, o delega esa tarea en otros. No te enredes en cosas que no son relevantes.
  • 3) Mantén el equilibrio entre lo urgente y lo importante. Aprende a priorizar para no sobrecargarte.
  • 4) Desconéctate con pausas activas: caminar, meditar, hacer deporte, conversar con un amigo, leer un libro que no tenga que ver con lo profesional, escuchar música, bailar, todo esto ayuda. Recupera energía: la necesitas todo el tiempo durante varios años seguidos hasta que tu emprendimiento sea exitoso.
  • 5) Inicia el día poniendo una intención positiva de que quieres lograr ese día. Te invito a que te enfoques en lo que tú quieres lograr, y no en lo que se espera de ti desde fuera (lo que esperan el mundo, tu familia, los empleados, un socio, etcétera). Pon en alto tus metas, y bájalas a la tierra con un plan concreto: sólo así se construye la realidad. Para terminar el día, haz una lista de gratitud: dar las gracias, incluso, por lo que te desafía, es una gran llave para abrir más claridad durante el sueño.
  • 6) Si estás en medio de un resultado inesperado: dale vuelta y transfórmalo en aprendizaje positivo. Todo tiene una contracara, y, capitalizando la experiencia por más negativa que sea -por ejemplo, si estás entrando en bancarrota con tu empresa-, una vez pasado ese momento (recuerda la máxima del emprendedor: “esto también pasará”), podrás ver cuánto has aprendido en el proceso. Es doloroso, tiene un costo. Necesitas atravesarlo y sacarle el mayor provecho posible.
  • 7) Mantén tu organización del tiempo: esto es fundamental para no estresarte.
  • 8) En momentos de rutina o tareas que no te atraen, te invito a descubrir qué hay de aprendizaje nuevo para vos; de esta forma le encontrarás el sentido.
  • 9) No hables de tus planes. Mantén en total reserva los proyectos hasta que se concreten: la envidia existe, y no ayuda demasiado para motivarse y emprender.
  • 10) Muy importante: busca consejos sólo de personas exitosas. El que es un fracasado o está en un mal momento no podrá aconsejarte bien, porque sentirá envidia (por más que sea una persona muy querida, como, por ejemplo, tu pareja o tu familia). Drenarán y consumirán tu energía, y esto afectará tu vida y tu proyecto.
  • 11) En el caso de emprendedores seriales, la sugerencia es que todos los proyectos resuenen por dentro tuyo; que sean una caja de resonancia de lo que es importante para ti.

Claro que, llegado un momento tendrás varias actividades diversas e incluso, necesitarás equipos diferentes para gerenciarlas. Es posible que algunas te gusten más que otras, o que participes con acciones en otro tipo de proyectos.

Para elegir, además de las variables que sean importantes para tus prioridades (por ejemplo, la viabilidad y la rentabilidad), una que quizás no conviene transigir es la de qué demanda personal tendrá ese proyecto que te proponen.

Si la demanda es mínima o baja, quizás quieras encararlo; si aumenta la demanda persona (por ejemplo, liderando determinada parte del proyecto) quizás debas dejarlo de lado o aplazarlo hasta que tu agenda coincida. Porque por más energía que tengas, en algún momento ésta va a empezar a decaer, y es allí cuando se hace imprescindible elegir mejor.

Lo que no falla es la intuición: si de entrada tus “tripas” te dicen que es por ahí, quizás convenga que le prestes atención y lo analices con especial interés.

Otro aspecto a tener en cuenta es cómo vibras, qué feeling tenés, con quien o quienes te proponen un proyecto. Si son de tu creación, piensa en quiénes te rodearán. Si son terceros, por qué se acercan a vos.

Y ten en cuenta también que todos se acercan al campeón en su mejor momento… pero no queda casi nadie en la derrota o el fracaso. Y eso también viene en el combo emprendedor.

 

En mis libros en Amazon.com encontrarás cientos de herramientas prácticas para apoyarte en tu proceso de reinvención laboral y profesional, y para emprender. Ordena tu #ebook y libros en papel (los envían a tu domicilio en todas las ciudades del mundo) en este link 

 

 

  • Dentro de las cualidades del emprendedor con temple, aquí van estas siguientes claves:
  • 12) Ser creativo e innovador: no sólo tener la idea y dedicarse a eso, sino saber cómo venderla e instalarla en el mercado.
  • 13) Tener pasión: amar lo que haces es clave para soportar los problemas y desafíos que se van a presentar.
  • 14) Visión: saber ver oportunidades donde otros solo observan problemas; descubrir la factibilidad oculta en entornos complicados y sostener una mirada superadora que apunte siempre para adelante.
  • 15) Liderazgo: remarco el concepto de “liderazgo de influencia”, como dice mi maestro Maxwell, donde como emprendedor tienes la capacidad de influir en los demás positivamente, generando los cambios y las transformaciones para ayudar a las personas a avanzar, crecer y a desarrollarse, a través de las soluciones que provees.
  • 16) Autoconfianza: es fundamental para tener éxito emprendedor. La confianza se construye en base a una autoestima alta (no narcisista) y saber que cuentas con la fortaleza interna suficiente para sobrellevar todo tipo de situaciones.
  • 17) Empatía y carisma. La empatía es la habilidad de ponerte en los zapatos del otro, y es la base de la comunicación asertiva. El carisma es el desarrollo de un conjunto de habilidades sociales, como la comunicación adecuada para cada momento, expresarte en público, ser un excelente portavoz de tu proyecto; un verdadero “embajador” de tu marca, producto o servicio, y así lograrás que el mercado se interese en lo que haces. Con carisma se sobrelleva mejor (y no se trata solo de ser simpático).
  • 18) Asumir la responsabilidad: cualquier negocio debe tomarse con seriedad total. No hay lugar para la improvisación, y toda la cadena (producto, clientes, socios, proveedores) está bajo tu responsabilidad. Le has puesto tu sello y tu firma: es así de contundente.
  • 19) Abierto al cambio y a la flexibilidad. Una gran cualidad de los emprendedores que trascienden los cinco primeros años (por lo general las estadísticas indican que los demás proyectos mueren en el camino) es saber adaptarse a los distintos momentos y esto conlleva una gran responsabilidad de estar informado, hacer networking para anticiparse a las tendencias y tener visión del negocio.
  • 20) Poder de decisión: La determinación y la certeza son dos elementos claves al tomar decisiones. Muchas veces lo vas a hacer sin contar con toda la información; aun así asegúrate de que estás tomando lo que te parece la mejor opción siempre. Analiza ventajas y desventajas; haz un FODA (Fortalezas / Oportunidades / Debilidades / Amenazas) de cada situación; y asesórate por los mejores expertos en cada área.
  • 21) Abierto a recibir apoyo: muchos, por arrogancia, creen que lo saben todo. Sin embargo, los que progresan y tienen imperios que empezaron como pequeños emprendimientos de garage, saben que nadie lo hace solo: se necesita de otros a los que transmitas tu visión. Contrata un coach profesional especializado en negocios y empresas; los mejores comunicadores, abogados, contadores y profesionales que te ayuden a crecer como persona y como emprendedor. 

Para reinventarse hace falta no sólo decisión o el empuje de las mismas circunstancias, sino prepararse. Hace varias décadas que acompaño a profesionales y ejecutivos en este proceso. Contáctame aquí para poder conversar al respecto. 

Daniel Colombo

Facilitador y Máster Coach Ejecutivo especializado en CEOs, alta gerencia, profesionales y equipos; comunicador profesional; conferencista internacional; autor de 30 libros. LinkedIn Top Voice América Latina 2019.

www.danielcolombo.com

SUSCRÍBETE gratis a mi Newsletter: https://www.danielcolombo.com/pages/newsletter/

Mis libros: www.amazon.com/author/danielcolombo

Linkedin.com/in/daniel.colombo

Instagram: daniel.colombo

YouTube.com/DanielColomboComunidad

www.facebook.com/DanielColomboComunidad

Twitter @danielcolombopr

 

 

 

 

 

 

 

 

También te puede interesar