¿Por qué no vemos el mundo tal cual es? Creencias, Paradigmas y Modelos mentales. Por Daniel Colombo.

2.5k Visualizaciones

 

decadence-829025_1280Desde pequeños, hasta aproximadamente los cinco o seis años, según los médicos y psicólogos, se conforma nuestra personalidad y la visión del mundo. Aprendemos por imitación, por observación directa y, ya más crecidos, de la experimentación.

A partir de entonces, el mundo que configuramos como nuestra visión interna se transforma con lentes o filtros basados en la historia personal, las creencias, los paradigmas – creencias a las que hemos dado tanto poder e importancia que no nos atrevemos a cuestionarlas– y la influencia de las personas y situaciones del entorno directo e indirecto.

La psicología evolutiva lo describe claramente de esta forma, destacando que hay dos etapas a las que llaman “preoperatorias”, y que van desde los dos años y medio hasta los cuatro; y luego, otra hasta los seis.

Las características globales de la primera etapa psicológica de este período son:

  • Simbolismo y representación. En torno a los dos años y medio el niño y la niña, sin abandonar el mundo de la acción, acceden al mundo de los símbolos de diferentes formas: imitación en ausencia de modelos, juegos de ficción, lenguaje, habla e imágenes internas, sueños, fantasías, etc.
  • Egocentrismo. Dificultad de los niños y niñas para contemplar su propio punto de vista como uno más entre los posibles. De ahí la tendencia a centrarse en un solo rasgo llamativo de la situación y la dificultad para descentrarse de esa fijación y tener en cuenta otros rasgos.
  • Razonamiento preconceptual. No va de lo general a lo particular ni de lo particular a lo general, sino que pasa de lo particular a lo particular y opera mediante la mera yuxtaposición de partes sin lograr una auténtica articulación entre ellas.
  • Realismo. Considera que las cosas son lo que aparentan ser en la percepción inmediata. Así, los sueños, los nombres de las cosas, las obligaciones morales… son tratados como entidades casi tangibles, sustanciales.
  • Animismo. Interpretan los fenómenos de la realidad de un modo diferente al de los adultos, atribuyendo a objetos y hechos físicos propiedades como vida, conciencia, voluntad.
  • Artificialismo. Consideran los fenómenos físicos como productos de la creación humana, pensando que las personas pueden incidir sobre ellos.
  • Comunicación. Se produce fundamentalmente a través del habla. Quizás el aspecto más llamativo de esta época en el desarrollo del niño y la niña es el progreso lingüístico que se produce entre los tres y los cinco años.

En la segunda etapa de este período (5-6 años) se irá produciendo una significativa transición desde lo prelógico o preconceptual hacia lo intuitivo, que es el paso previo para la construcción de auténticas operaciones lógico-mentales.

Ahora bien: ¿comprendes ahora por qué no siempre vemos el mundo tal cual es? Es porque le ponemos tanta cantidad de filtros en el medio que lo observamos desde nuestra mirada personal y única. No hay dos visiones iguales para el mismo hecho. Esta diferencia forma parte de la maravillosa condición del ser humano y, a la vez, es un enorme desafío para lograr algo que podría ser más sencillo, como ponernos de acuerdo en temas básicos.

“Nosotros no vemos el mundo como es; lo vemos como somos nosotros”, dice un antiguo adagio. Por lo que de adultos, la responsabilidad si la asumimos como tal, es la de ir reconociendo ese verdadero coladero de situaciones llamada vida, y lograr amplificar nuestra visión sesgada.

Lograr mirar el mundo como es, incluso en los aspectos con los que no concordamos, conlleva una profunda aptitud para aceptar nuestros propios filtros erróneos y deformadores de la realidad. Un caso típico es cuando nos enamoramos y ponemos de relieve costados con significados muy diferentes a los que en verdad son: la agitación interna nos impide tener dimensión real de las personas y las cosas. Por lo general, exageramos, también en el amor.

Una vez que pasamos de la etapa inicial de “los violines del amor”, empezamos a ver al otro de una forma más honesta, sincera y auténtica. Y si ambas personas concluimos que deseamos estar juntos, se produce la chispa que quizás derive en una relación con posibilidades.

Aquí van algunas ideas para empezar a ver el mundo como es en realidad. Es sumamente útil para evitar caer en dramatizaciones innecesarias, puestas en escena al estilo griego y tantas otras manifestaciones por las que solemos tener predilección como seres humanos.

  • Mira en detalle: Este ejercicio te permitirá enfocarte en lo principal a resolver, sin necesidad de distraerte con el entorno. Cuando estés sereno o aun en medio de una situación problemática, observa de frente un objeto cualquiera. Concentra toda tu energía allí. Aprecia los detalles, por mínimos que sean. Percibe cómo vas haciendo abstracción de todo aquello que está por fuera de tu campo de atención. Tras uno o dos minutos, vuelve a mirar en perspectiva general. Esta ejercitación permanente te facilitará el camino cuando necesites circunscribir tu conversación, negociación o tomar una postura e, incluso tomar decisiones sobre un aspecto en particular.
  • Mueve tu visión: esta prueba utilizando tu imaginación creativa te ayudará a poner en perspectiva las situaciones y cosas molestas o sobre las que debas tomar decisiones o acción inmediata. Se trata de crear un poderoso lente, como si fueses una cámara de televisión, y de desplazarla por atrás, arriba abajo, a los costados, y detenerte en ese paneo a mirar las cosas desde otros ángulos. A las personas esencialmente visuales les funcionará ponerlo a todo color, incluyendo “ver” la situación en cuestión con colores brillantes. La perspectiva de mover tu lente por todos lados y de ser el que opera la cámara (y no el que está implicado tan directamente en la cuestión) te permitirá ir quitando los filtros de tu propia mirada para dejar que aparezcan otros aspectos que al comienzo quizás dejaste pasar. El conjunto de este resultado te dará mayor información para tu decisión.
  • El oftalmólogo: como si fuésemos especialistas médicos, nos pondremos unos anteojos especiales, y delante nuestro tendremos una representación en foto, escrita o combinada, de la situación sobre la que necesitamos tomar perspectiva realista. Siempre mediante nuestro poder creativo, iremos colocando los cristales que nos permitirán ver con mayor claridad (en este caso, los ojos internos, o bien el gran ojo interno situado entre los ojos, entre las cejas, un poco arriba de la nariz). Estos cristales adquirirán la característica de la que necesites tener respuesta, por ejemplo: ¿es esto ético para mí? ¿es lo que deseo hacer? ¿Cuáles serían las palabras apropiadas para comunicarme claramente?, y así sucesivamente.
  • Vive la experiencia: a veces para poder cambiar los filtros, hace falta tener el desgaste propio de experimentar activamente las cosas. Lo mismo que en tu automóvil, cuando pasa cierto tiempo hay que hacer un cambio de filtros. Como estamos en permanente evolución, cada día trae una sumatoria de aprendizajes, por pequeños que sean. Si nos animamos, cuando estamos trabados o con visiones muy obtusas sobre cuestiones importantes, es bueno “sacudir” el filtro interno de las creencias limitantes, los paradigmas, los dogmas, y todo lo que te impide avanzar, y reemplazarlo por otra acción que, sin necesidad de filtrar, nos coloque en mejores condiciones de afrontar el tiempo presente desde el cambio que ya vivimos: el nuevo Ser.

Entonces, no se trata solo de ver, sino de mirar en profundidad. Primero en nosotros, para, desde allí, dirigir este proceso activo de observación hacia el entorno y los demás, desde un lugar más ecuánime y con menos cargas emocionales dolorosas. En definitiva, vivir la experiencia hacia una mayor libertad del Ser.

...

Link directo a este artículo en el portal Inspirulina.com: http://www.inspirulina.com/por-que-no-vemos-el-mundo-tal-cual-es.html

...

Escucha esta nota en Audio desde La Radio de Daniel - Voz: Helena

...

Sigamos dialogando en:

www.danielcolombo.com

www.facebook.com/DanielColomboComunidad

Twitter: @danielcolombopr

Instagram: daniel.colombo

 

También te puede interesar