Liderazgo destructivo: Cómo el poder y el ego pueden arruinar a las empresas. Por Daniel Colombo

En el mundo del liderazgo, el poder y el ego son componentes inevitables que pueden impulsar tanto el éxito como la caída de un líder. 

Si bien ambos aspectos no podemos eliminarlos por completo, es posible aprender a gestionarlos de una manera adecuada, ya que terminan destruyendo carreras, reputación, equipos y empresas.  

En el mundo del liderazgo, el poder se refiere a la capacidad de un líder para influir y dirigir a otros para lograr objetivos específicos. Muchos afirman que el poder se confiere y también se gana o se hereda. Mientras que el ego es una parte indivisible de la personalidad de los seres humanos. Si lo ligamos al poder, se lo asocia a la arrogancia, a darse más importancia, y al deseo de reconocimiento y de sobresalir. 

Por eso en muchos de quienes tienen roles directivos, generalmente se traduce en soberbia. De allí que un equilibrio saludable entre ambos puede impulsar a un líder a ser decisivo y carismático, mientras que un exceso de ego puede llevar a la arrogancia y a decisiones centradas en intereses personales.

  • Banderas rojas del ego

Dentro de los comportamientos del ego vinculado al liderazgo, hay algunas señales claras que, si no son percibidas o tomadas en cuenta, pueden afectar seriamente no sólo a la persona, sino a los equipos y empresas.

Algunas de las más comunes son el desprecio por las opiniones de otros; desacreditar a los demás; tomar decisiones unilaterales sin consultar al equipo; una necesidad constante de reconocimiento y alabanza; falta de responsabilidad personal y tendencia a culpar a otros por errores, descreimiento del talento de los demás, y un marcado comportamiento autocrático, con poca o nula disposición a delegar, y a recibir feedback.

Como es de imaginar, el abuso en el ejercicio del poder y el ego descontrolado pueden llevar a decisiones que buscan complacerse a sí mismo y no en el bienestar del equipo o la organización. También, a favoritismos y a creer que toda la organización gira alrededor del líder.

Por ejemplo, cuando el poder y el ego descontrolados se manifiestan, he observado que generalmente caen en tomar decisiones apresuradas, ignorar riesgos y advertencias, y priorizar proyectos que elevan la imagen del líder en lugar de aquellos que benefician a la organización. También he visto cómo se postergan ascensos o potenciar el talento, por miedo a ser sacados de su liderazgo egoico.

  • Ego excesivo, equipo anulado 

Por otra parte, en este tiempo en que se habla de equipos horizontales y colaborativos, el ego es una de las grandes barreras entre el líder y su gente a cargo, llevando a una falta de comunicación y confianza. Los miembros del equipo pueden sentirse infravalorados y menospreciados, lo que disminuye la moral y la cohesión. 

Generalmente líderes con el ego muy “para afuera” tienen sus dos o tres personas favoritas, y se valen de ellas para contaminar un buen funcionamiento de los equipos -que, habitualmente, llegan sólo a ser “grupos”, no un equipo como tal-.

Otro aspecto del combo del poder y ego exacerbado, es el miedo a las represalias que puede impedir que compartan ideas o preocupaciones, afectando la innovación y la resolución de problemas.

  • El alto costo 

Cuando los líderes ponen el ego dominante al frente, hay consecuencias que cuestan mucho dinero a las empresas; por ejemplo:

  • Alta rotación de personal debido a un entorno de trabajo tóxico.
  • Pérdida de talento clave y disminución del rendimiento general.
  • Reputación dañada de la organización.
  • Aniquilamiento del bienestar en el trabajo.
  • Decisiones estratégicas pobres que pueden afectar la sostenibilidad a largo plazo.
  • Deterioro de la cultura organizacional.

También puede interesarte | Personas tímidas e introvertidas: 12 maneras de liderar con sensibilidad para desplegar todo su potencial.

Te recomiendo este #podcast en Spotify  sobre qué es la distimia, una afección de salud mental más frecuente de lo que se piensa en el mundo laboral. Suscríbete y también puedes encontrarlos en Apple Podcast, Google Podcast, Podimo, Audible, Amazon, Ivoox, Wetoker.com, TN y más plataformas mundiales.

 

Recuerda que en Amazon encontrarás todos mis libros en papel y como #ebook. Te sugiero especialmente "Comunicación Asertiva", editado junto a Amazon: allí lo consigues en exclusiva.

 

 

De mi canal de YouTube seleccioné este #video sobre qué es el liderazgo según mi maestro y mentor John Maxwell. SUSCRÍBETE y Activa la Campana  así te notificamos de los estrenos cada semana.

  • 7 estrategias para balancear el ego en el liderazgo 

Aquí sugiero varias herramientas que trabajo con los clientes de coaching ejecutivo, y que sé que funcionan:

  1. Todo empieza con el desarrollo personal del líder: nadie puede liderar a otros sin autoliderarse antes. Por ejemplo, practicar la auto-reflexión regular y la autoconciencia; tener coaching ejecutivo profesional, mentoría dedicada a pulir su liderazgo, participar de actividades que lo bajen del pedestal. 

  2. Buscar y valorar activamente la retroalimentación. Es importante que sea de ida y vuelta, porque las personalidades egoicas están muy enfocadas en señalar los fallos de los demás, aunque rara vez se abren a escuchar, lo que tengan para decirle, sin estallar de ira o creerse invencibles.

  3. Delegar responsabilidades y empoderar al equipo. Otra característica frecuente es que se sobrecarga a ciertas personas afines a quien dirige, en detrimento de otras que podrían asumir roles mayores. Suelen decir “trabajo sólo con mis leales”, lo que no resulta en una buena cultura empresarial.  

  4. Alentar a las personas a sacar a relucir su máximo potencial. La base de un ego desbocado y sin control puede tener que ver con inseguridades internas. Por eso, cualquier persona que le haga sombra estará en la mira y en la lista de alguien con poder y ego por más talento que tenga.

  5. Fomentar una cultura de colaboración y respeto mutuo. Un buen líder se anima a pedir feedback y no se siente ofendido, ni ofende. 

  6. Establecer un círculo de confianza que pueda proporcionar feedback continuo y honesto. Esta es una herramienta sumamente útil ya que se trata de crear un pequeño comité, especialmente de personas fuera de la empresa, que escucharán a quien lidera, y le darán su parecer en forma neutral. 

  7. Mejorar continuamente: tener un plan intencional para trabajarse internamente, no sólo en las competencias técnicas. 

Para dar estos pasos, se requiere de un muy buen desarrollo de la inteligencia emocional, que, curiosamente, es uno de los ámbitos menos explorados por los líderes. Sin embargo, su desarrollo permanente es lo que les llevará a ejercer como líderes más conectados, intuitivos y sensibles, además de garantizar resultados. Un trabajo en estas áreas, incluye poder reconocer y gestionar sus propias emociones y las de los demás; desarrollar empatía y mejorar la relación con su equipo; tomar decisiones más equilibradas; reducir el estrés y mantener la calma en situaciones desafiantes, y crear un ambiente de trabajo positivo y motivador.

 

Si necesitas que te acompañe en desarrollar tu potencial, comunicación e Inteligencia Emocional para liderar, tanto en ti en tu rol ejecutivo y en tus equipos, escríbeme aquí. Trabajo con alta gerencia, ejecutivos, profesionales y teams de todos los niveles.

Daniel Colombo

Facilitador y Máster Coach Ejecutivo especializado en alta gerencia, profesionales y equipos; mentor y comunicador profesional; conferencista internacional; autor de 32 libros. LinkedIn Top Voice América Latina. Coach profesional certificado por ICF en su máximo nivel, Coach certificado, Miembro y Mentor en Maxwell Leadership, el equipo de John Maxwell.

www.danielcolombo.com

Linkedin.com/in/danielcolombo

Instagram: daniel.colombo

YouTube.com/DanielColomboComunidad

www.facebook.com/DanielColomboComunidad

Twitter @danielcolombopr

Podcast en Spotify y en Wetoker, iTunes, TN y Google Podcast.

Todos mis libros

Charlas y entrenamientos: click aquí 

También te puede interesar