Las 10 mejores técnicas para tener empatía, por Daniel Colombo

2k Visualizaciones

 

Aprender a empatizar eficazmente puede ser un reto para cualquiera, pero es especialmente difícil para las personas que no tienen una inclinación natural hacia ello. 

Sin embargo, como ocurre con muchas otras cosas en la vida, cuanto más practiques y más trabajes en ello, mejor lo harás. Por eso, en cuanto comiences a entrenarte vas a ver casi de inmediato los resultados positivos. 

Hay muchas formas diferentes de entrenarte en esta habilidad social. Aquí encontrarás una lista de las 10 estrategias de fortalecimiento de la empatía más eficaces y útiles, que puedes utilizar de inmediato. 

  • Guía práctica de 10 formas sencillas

Si consideras que ya estás listo para empezar, no te demores y toma en cuenta estos diez aspectos y mide tu propia eficacia, al mejorar la conexión, la capacidad de entender, de comprender qué sienten los demás, y también mejorar notablemente tu comunicación: 

[ 1 ] Mira a los ojos 

El contacto visual es indispensable para lograr empatizar con las demás personas. ¿Recuerdas que se dice que "Los ojos son el espejo del alma"? Pues bien: al establecer un vínculo mirando a la otra persona, conectas, prestas más atención y, a la vez, con la visión periférica, puedes observar otro tipo de detalles, como el nivel de concentración que demuestra la otra parte. Claro que hay que evitar las distracciones, los ruidos alrededor y sostener un enfoque total en el presente.

[ 2 ] Acompaña la postura corporal

En el proceso de la comunicación aproximadamente un 90% es gestual, no verbal, y sólo el 10% lo que tiene que ver con el contenido en forma de palabras. 

Aplicado a la empatía es muy importante tomar en cuenta la postura, y también te servirá tomar algunos gestos, que podrás acompasar (ir al compás), y de esta forma, la otra persona interpretará en su subconsciente que haces tu esfuerzo por entender lo que te comparte.

[ 3 ] Muestra calidez y cercanía

Otro aspecto central es ser genuinos y demostrar tu autenticidad. Las poses fingidas y distantes quizás no te acerquen empáticamente, por eso es que mostrar cercanía y calidez en tu contacto con los demás es una buena llave para lograr entenderse mejor. 

Incluso puedes utilizar el pasaporte universal para entrar mejor en el mundo del otro: la sonrisa. Aunque debas abordar temas difíciles, mostrarte humano servirá para derribar barreras que de otra forma sería difícil sortear.

También puede interesarte | Qué es y que no es tener empatía.

En este #podcast en Spotify  sobre 6 formas para iniciar el camino a ser una persona excepcional. Suscríbete y también puedes encontrarlos en iTunes, Google Podcast, Wetoker.com y TN.

 

Recuerda que en Amazon encontrarás todos mis libros en papel y como #ebook. Te sugiero especialmente "100% Coaching".  También lo consigues en papel en Mercado Libre

 

De mi canal de YouTube seleccioné este #video con una serie de consejos para que puedas poner en práctica si no te entienden. SUSCRÍBETE y Activa la Campana (🔔) así te notificamos de los estrenos cada semana.

Seguimos 👇 

[ 4 ] Demuestra interés genuino 

A todos nos gusta que nos presten atención e incluso que se fijen en los detalles. Por eso es por lo que cuando buscas tener más empatía tienes la posibilidad de ejercitar tu interés por lo que la otra persona comenta, incluso si no estás de acuerdo. 

No es necesario discutir, distanciarse y generar una fricción, sino que podrías adoptar una postura más neutral, con la que, a través de la empatía, harás saber tus observaciones sobre lo que acaba de presentarse. 

El ser considerados con los demás es parte de la habilidad de la empatía, sin necesidad de adherir o justificar posturas con las que no coincides.

[ 5 ] Conecta con la otra persona

Ya he mencionado el aspecto de conexión. Cualquiera que sea el motivo de tu contacto con los demás, por ejemplo, algo de familia, amigos o trabajo, puedes lograr este vínculo que llega mejor al corazón de las personas, y no sólo a su mente.

La comunicación es multidimensional y tiene una variedad de recursos que son útiles para generar espacios únicos con cada uno que te relacionas. No es el mismo diálogo que tienes con un vendedor en un comercio, que el que mantienes con un familiar muy querido. 

Por eso, no solamente te limites a transmitir tus ideas en una forma racional y un poco más rígida (función primordial del hemisferio izquierdo del cerebro), sino que necesitas explorar tu parte blanda (hemisferio derecho). Recuerda que la conexión se basa en las emociones, que son las que hacen que los vínculos sean especiales. 

[ 6 ] Practica la humildad

La humildad no significa servilismo ni mucho menos debilidad; es la capacidad humana de estar presente, contemplar y hacer tu mejor aporte para el bien mayor de lo que se intercambia con la otra persona. 

La distancia que impone la arrogancia y la soberbia es motivada por el ego, una parte que no podemos eliminar de la personalidad, aunque sí puedes aprender a gestionarla mejor.

Desde el ego generalmente oyes a los demás; desde la humildad y autenticidad, escuchas. Clic para tuitear

Para practicar la humildad al escuchar te sugiero no sacar conclusiones apresuradas sobre lo que te expresan, y evita hacer juicios e interpretaciones sin contar con toda la información. 

[ 7 ] Comunícate con asertividad

Llegados a este punto, te preguntarás cómo desarrollar mejor las habilidades de comunicación. La asertividad es la herramienta que te guiará para saber si estás dando en el clavo cuando te vinculas, o debes recalcular dentro de tu GPS interno para conectar mejor.

El tono indicado, la disposición, el momento preciso, la presencia con total atención, y las palabras en el lenguaje apropiado para cada persona son parte de la asertividad que puedes practicar. Cada vínculo es único, por lo que funciona con algunas personas, no lo hará con otras. 

Por ejemplo, algo básico para lograrlo es no interrumpir cuando los demás hablan, y hacer preguntas para indagar más acerca de sus motivaciones más profundas, no sólo en tu propio beneficio.

[ 8 ] No presiones en los puntos de dolor

Cuando entablas comunicaciones empáticas es posible que las personas se abran más a compartir contigo, y dentro de lo que te compartan seguramente hablarán de sus puntos de dolor, es decir, de sus dudas, dificultades, experiencias traumáticas y situaciones difíciles no resueltas.

Cuando esto sucede, la forma empática es la de tratar a ti y a la otra persona como si tuvieses algodones, porque los demás estarán muy vulnerables y sensibles a cualquier cosa que digas que pueda hacerlos sentir presionados por las circunstancias. 

En estos casos sugiero que escuches el doble de lo que hablas (de allí que tenemos una sola boca y dos orejas), y que, si deseas saber algo, pidas su permiso para formularle una pregunta.

[ 9 ] Aplica la ecpatía

La ecpatía es caer en un exceso de empatía. Por ejemplo, si permanentemente expresas una sobredosis de empatía por los demás, puedes volverte más sensible a sus emociones y hacer que reacciones de forma exagerada ante las situaciones. 

Si actúas así puede ser que tengas dificultades para acompañar con objetividad, dosis de realidad y de lógica. Incluso no tendrás tampoco la necesaria distancia y neutralidad para poder acompañar a las personas cercanas cuando te fusionas emocionalmente con ellas. 

No se trata de ser indiferentes. En palabras sencillas: cuando tienes un exceso de empatía es posible que te dejes arrastrar por las emociones ajenas; mientras que con la ecpatía te proteges de esa inundación de sentimientos. De esta forma, con mayor distancia, vas a lograr acompañar en forma más asertiva.

[ 10 ] Apoya la fortaleza de las personas

El último punto de las mejores técnicas para tener más empatía es evitar reforzar la victimización de las personas; en cambio, apóyalas en sus fortalezas. 

Cada persona vive un proceso y circunstancias que quizás necesitan de tu acompañamiento. Si avalas de alguna forma, por ejemplo, dándole la razón en todo lo que la conmueve, estarías siendo empático a medias.

Cuidado: no se trata de desproteger a la otra persona, sino de que, más allá de lo que está viviendo puedas acercarte para elevarla y contribuir a explorar soluciones y alternativas para lo que la aflige. 

La clave es siempre apoyar la fortaleza de las personas, y no sus debilidades. Es un buen recordatorio para empoderar a quien tienes enfrente, y así, las dos partes saldrán más fuertes y conscientes del proceso que estén viviendo. Y lo lograrás aplicando tu capacidad de empatía. 

Si necesitas que te acompañe en desarrollar tu potencial, comunicación e Inteligencia Emocional para liderar, tanto en ti en tu rol ejecutivo y en tus equipos, escríbeme aquí. Trabajo con alta gerencia, ejecutivos, profesionales y teams de todos los niveles.

Daniel Colombo

Facilitador y Máster Coach Ejecutivo especializado en alta gerencia, profesionales y equipos; mentor y comunicador profesional; conferencista internacional; autor de 32 libros LinkedIn Top Voice América Latina. Coach profesional certificado por ICF en su máximo nivel, Coach certificado y Miembro de John Maxwell Team.

www.danielcolombo.com

Linkedin.com/in/danielcolombo

Instagram: daniel.colombo

YouTube.com/DanielColomboComunidad

www.facebook.com/DanielColomboComunidad

Twitter @danielcolombopr

Podcast en Spotify y en Wetoker, iTunes, TN y Google Podcast.

Mis libros en Amazon

🎤 Para contratar a Daniel como Speaker click aquí 

También te puede interesar