Cómo dar vuelta un mal día: 7 técnicas de psicología y coaching para cambiarlo en 15 minutos. Por Daniel Colombo

Todos hemos tenido esos días en los que parece que nada sale bien. Desde el momento en que nos levantamos, las cosas comienzan a desmoronarse, y, antes de darnos cuenta, estamos atrapados en una espiral de negatividad que parece no tener salida.

Sin embargo, no todo está perdido. Con algunas técnicas simples aunque efectivas, es posible dar un giro radical a esos malos días y convertirlos en oportunidades para el crecimiento y el bienestar. 

  • Por qué se sienten pésimos los días malos

Aunque en el fondo las cosas no sean tan graves, y, mejor aún, pueden tener solución, los malos días siempre se sienten muy desagradables. ¿Por qué? La respuesta radica en una combinación de emociones frecuentes y en las expectativas y el deseo de control que tenemos sobre nuestras vidas.

Durante un mal día, es común experimentar una gama de emociones negativas que pueden amplificar nuestra sensación de malestar. Entre las más frecuentes se encuentran:

Frustración

Surge cuando las cosas no salen como esperábamos, y sentimos que nuestros esfuerzos son inútiles.

Ansiedad

Se genera por la incertidumbre y la sensación de falta de control, haciendo que cada pequeño inconveniente parezca una catástrofe.

Tristeza o desazón

Los contratiempos y los fracasos pueden desencadenar sentimientos relacionados con el desánimo, haciéndonos sentir abrumados y fantaseando que no vamos a poder con todo lo que nos abruma. 

Irritabilidad

Cuando estamos estresados, es fácil que pequeños problemas nos irriten más de lo normal, afectando nuestras relaciones y nuestro entorno.

Expectativas y control

Gran parte del malestar que sentimos durante los malos días proviene de nuestras expectativas sobre cómo deberían ser las cosas y nuestro deseo de controlar cada aspecto de nuestra vida, lo que resulta inútil, ya que no es posible lograrlo.

Buscando la raíz de los malos días, una de las razones más frecuentes para que aparezcan sentimientos desagradables, es el factor de las expectativas. Los humanos tendemos a establecer expectativas elevadas para nuestro día a día. Esperamos que todo salga según lo planeado y que cada interacción sea positiva. Cuando la realidad no cumple con estas expectativas, la discrepancia puede resultar en una profunda sensación de decepción y frustración.

La expectativa alta lleva a querer controlar las distintas variables que aparecen. Por ejemplo, cuando las cosas escapan de nuestro control, sentimos una pérdida de seguridad y estabilidad, lo que amplifica nuestro estrés y malestar emocional.

Y hay dos factores que influyen directamente en las percepciones de los malos días: el sospechar que hemos fallado en algo, y el impacto de no aceptar la imperfección. 

En nuestra sociedad, el éxito y la productividad a menudo se valoran por encima del bienestar personal. Cuando experimentamos un mal día, puede parecer que hemos fracasado en alguna medida, afectando nuestra autoestima y nuestra autoimagen.

Finalmente, es importante reconocer que la perfección es inalcanzable en este plano físico. Los malos días son una parte inevitable de la vida, y aceptar esto puede ser un paso importante para reducir el impacto emocional que tienen sobre nosotros. 

También puede interesarte | 5 razones por las que nos cuesta pedir ayuda.

Te recomiendo este #podcast en Spotify  sobre claves sobre aprender a delegar tareas. Suscríbete y también puedes encontrarlos en Apple Podcast, Google Podcast, Podimo, Audible, Amazon, Ivoox, Wetoker.com, TN y más plataformas mundiales.

Recuerda que en Amazon encontrarás todos mis libros en papel y como #ebook. Te sugiero especialmente "Organiza Tu Tiempo".  También lo consigues en papel en Mercado Libre.

 

 

De mi canal de YouTube seleccioné este #video sobre cómo ser una persona alegre. SUSCRÍBETE y Activa la Campana (🔔) así te notificamos de los estrenos cada semana.

 

  • 7 consejos sencillos y efectivos

Basados en procesos de la psicología y de coaching, hay varias acciones fáciles de implementar, que, si les das continuidad y te tienes paciencia, te ayudarán a transformar los días malos, en algo más tolerable.

1- Practica la gratitud

Por lo general los malos momentos hacen que nos olvidemos de todo lo bueno que siempre está presente en la vida. Además, comprender que las situaciones que definimos como “malas” son así desde nuestra perspectiva. En estos casos, es útil tomar unos minutos para reflexionar sobre lo que tienes y agradecerlo puede cambiar tu perspectiva. Anota tres cosas por las que estás agradecido y verás cómo tu estado de ánimo mejora instantáneamente.

2- Acentuar la respiración profunda 

Cuando estamos con angustia, la respiración tiende a ser más superficial, en la parte superior de los pulmones.

Si nos damos unos minutos, podemos practicar respiraciones profundas que ayudarán a reducir el estrés y a balancear las emociones. Inhala profundamente por la nariz, mantén la respiración unos segundos y exhala lentamente por la boca. Repite esto 12 veces, en varios momentos del día, hasta que sientas que vas recobrando la calma. 

3- Haz ejercicio físico

Está comprobado que el movilizar el cuerpo hace que se movilice la energía estancada cuando estamos estresados y preocupados en exceso.

Sal a caminar, detente a observar la naturaleza, haz una rutina de estiramientos o cualquier actividad física que te guste, incluso bailar. El ejercicio libera endorfinas, que son hormonas que mejoran el estado de ánimo.

4- Conéctate con alguien

Hablar con un amigo o ser querido puede ser una excelente manera de levantar el ánimo, comentándole cómo te sientes. A veces, compartir tus sentimientos y escuchar una voz amiga es todo lo que necesitas.

5- Tómate un descanso

Si las cosas no van bien, a veces es mejor dar un paso atrás, poner un corto tiempo la vida en “pausa” respecto a los asuntos, y tomarte un descanso. Aléjate de la fuente de estrés y haz algo que disfrutes, aunque sea por unos minutos. 

También sirve dejar de enfocarte en lo negativo del día que vives, y proponerte retomar con otra perspectiva al día siguiente, si la situación lo permite.

Las neurociencias han demostrado que, por ejemplo, darte un baño relajante o dormir una hora de siesta, mejora notablemente la capacidad de respuesta frente a los obstáculos de la vida.

6- Organiza tus espacios 

Un entorno desordenado puede contribuir a la sensación de caos. Hay un principio ancestral que dice que “Como es afuera es adentro”; esto significa que si hay desorden por fuera, seguramente sientas que también lo hay dentro tuyo.

Aunque parezca algo complejo de hacer en esos días malos, haz el esfuerzo y dedica un tiempo a ordenar tu espacio de trabajo o tu hogar, y notarás una diferencia en cómo te sientes. Es posible que empieces por tu ropa, y termines acomodando toda la casa, porque esa energía estancada se empieza a mover, y así, recobrarás el equilibrio que creías perdido en un mal día. 

7- Escucha música motivadora

La música tiene un gran poder sobre nuestras emociones. Pon tu canción favorita o una lista de reproducción alegre y deja que la música te ayude a cambiar de humor. Incluso bailar, cantar y tararear, será de mucha ayuda para dar vuelta esos días difíciles.

Como puedes observar, hay muchas formas de transformar un mal día en una experiencia positiva. Se trata de elegir una actitud de acción, en vez de sentirte víctima de la vida, y así podrás darle vuelta de una manera posible de alcanzar.

Recuerda, cada día es una nueva oportunidad para comenzar de nuevo y tú tienes el poder de darle la vuelta. 

 

Si necesitas que te acompañe en desarrollar tu potencial, comunicación e Inteligencia Emocional para liderar, tanto en ti en tu rol ejecutivo y en tus equipos, escríbeme aquí. Trabajo con alta gerencia, ejecutivos, profesionales y teams de todos los niveles.

 

Daniel Colombo

Facilitador y Máster Coach Ejecutivo especializado en alta gerencia, profesionales y equipos; mentor y comunicador profesional; conferencista internacional; autor de 32 libros. LinkedIn Top Voice América Latina. Coach profesional certificado por ICF en su máximo nivel, Coach certificado, Miembro y Mentor en Maxwell Leadership, el equipo de John Maxwell.

www.danielcolombo.com

Linkedin.com/in/danielcolombo

Instagram: daniel.colombo

YouTube.com/DanielColomboComunidad

www.facebook.com/DanielColomboComunidad

Twitter @danielcolombopr

Podcast en Spotify y en Wetoker, iTunes, TN y Google Podcast.

Todos mis libros

Charlas y entrenamientos: click aquí 

 

También te puede interesar